Al menos 22 muertos y más de 50 heridos en un atentado suicida

Al menos 22 personas, entre ellas menores de edad, han muerto y 59 han resultado heridas tras un atentado perpetrado la pasada noche (22.35, hora local) al término del concierto de la artista estadounidense Ariana Grande, en el pabellón Manchester Arena, según la policía de la ciudad británica. Las fuerzas de seguridad tratan el incidente como un ataque terrorista. Según ha informado esta mañana el jefe de la Policía de Manchester Ian Hopkins, el atentado fue cometido por un solo hombre, con un artefacto explosivo improvisado. Hopkins ha señalado que este individuo habría muerto tras accionar la bomba. Ningún grupo terrorista ha asumido por el momento la autoría del ataque, que se produce a 15 días de las elecciones generales. La Policía de Manchester ha detenido a una persona vinculada al atentado.

La primera ministra británica, Theresa May, tras la reunión de su comité de crisis, ha informado de que las fuerzas de seguridad creen tener la identidad del autor de la masacre, aunque es pronto para revelarla. May ha confirmado lo apuntado a primera hora por Hopkins: el terrorista perpetró el ataque solo, aunque queda por determinar si pertenece a una red terrorista.

Los testigos de la masacre han relatado que entre los restos dejados por la explosión había tornillos y clavos, lo que apunta a que el explosivo podría ir cargado de piezas de metal para multiplicar el daño al estallar. Algunas grabaciones subidas a las Red muestran en este sentido el impacto de metralla en las extremidades de algunos de los heridos.

 “Estábamos en lo alto de las escaleras cuando los cristales reventaron”, ha manifestado a BBC  Radio Manchester Emma Johnson, que junto a su marido acudió al recinto para recoger a sus hijos, de 17 y 17 años. “Fue junto a la zona donde se vendía merchandizing. El edificio entero se tambaleó. Fue una explosión seguida de un llamarada de fuego. Había cuerpos por todos lados”. Varios asistentes al concierto han subido a sus perfiles de Twitter vídeos en los que se ven los momentos de pánico durante el desalojo del recinto, con capacidad para 21.000 personas. A muchos de los asistentes, la explosión les pilló en su interior.

“He oído una fuerte explosión. Han temblado los cristales de mi casa”, explica Pedro, un vecino que vive frente al Manchester Arena, que permanece esta mañana acordonado por las fuerzas de seguridad, así como la estación de tren Victoria, que colinda con el pabellón. “He visto a un montón de gente salir corriendo, a mucha policía con metralletas y dos personas heridas”. Un testigo y servicios sanitarios citados por la BBC aseguran que están viendo a víctimas con “heridas de metralla”.

Credito: Internacional 

Leave a Reply